“No tenemos que llevar nunca el miedo al escenario”


CONSEJO DE AFAMADO VIOLINISTA MARC DANEL

Durante dos días, el maestro francés compartió con estudiantes y profesores de la carrera de Interpretación y Docencia Musical. A su juicio, hay que tener más confianza para sentir felicidad cuando se hace música.

Equivalente a la visita de un Premio Nobel, fue para académicos de la Escuela de Música la presencia en nuestra Universidad del connotado violinista francés Marc Danel, quien durante dos días realizó clases magistrales e individuales a estudiantes de esa unidad y compartió con sus profesores.

El creador del renombrado cuarteto Danel vino a Talca como parte de un proyecto de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile, que incluyó a nuestra Universidad en un programa que benefició también a músicos de Antofagasta, Calama y Santiago.

En el auditorio de la Escuela de Música, Marc Danel escuchó a violinistas de la Orquesta Juvenil y conjuntos de cámara de nuestra Universidad y a cada uno entregó sus consejos. Trabajó también con la Orquesta Infantil “Luis Rutten” —cuya directora es la profesora de esa unidad académica Solange Navarrete— y sus monitores, estudiantes de la carrera de Interpretación y Docencia Musical.

Amor por la música

“Fue un trabajo intenso, una ocasión para conocer y compartir experiencias distintas. Aquí se hace un trabajo maravilloso. Siento que hay un entusiasmo por la música, sobre todo en los jóvenes. Los profesores son muy competentes, pero sobre todo hay verdadero amor por la música”, expresó.

Con sencillez y modestia, explicó que sólo vino a compartir un trabajo y a expresar de otra forma lo que aquí se dice. “Es como si viene otra luz a alumbrar un objeto, entonces se pueden ver otras cosas, pero (lo que hay aquí) es un trabajo tan bien hecho que es sólo traer una luz y una nueva experiencia. Se trata de compartir humanamente”, afirmó.

Respecto a orientaciones que entregó a los estudiantes, Danel observó que deberían creer más en la música y abordarla con menos miedo, porque “a veces tenemos miedo de tocar y por eso no entregamos todo. Deben tener más confianza para disfrutar y sentir felicidad”.

Vencer el miedo

A su juicio, un hecho desfavorable es que los estudiantes piensen cosas negativas. “No
digo que no es importante corregir muchas cosas, pero cada vez que estamos en el escenario tienen que sentirse felices, orgullosos de lo que hacen y lo más importante, en ese momento, es compartir lo más posible con el público. Si se necesita estudiar ocho horas al día, hay que hacerlo, pero en el escenario es otra cosa. Los estudiantes en general en el mundo están muy preocupados, sienten más miedo que felicidad. El miedo no tenemos que llevarlo nunca con nosotros al escenario”, explicó.

Danel agregó que esta situación se da especialmente entre los estudiantes universitarios que deben realizar mucho trabajo técnico, de lo cual se genera mucha presión, “pero esa presión no viene de los profesores sino de ellos mismos”.Y ante un jurado, en un examen, aseveró que lo importante es transmitir que aman la música.

También el músico francés elogió a los niños de la Orquesta Rutten, muchos de los cuales, en su opinión, pueden llegar a ser músicos profesionales y otros buenos ejecutantes amateurs.

El director de la Orquesta Juvenil de la UTALCA, Américo Giusti, manifestó que “es bueno tener referentes del más alto nivel como Danel, que para nosotros es como si viniera un Premio Nobel a la Universidad. Agregó que el músico “entregó consejos maravillosos”, no sólo relacionados con la precisión técnica, sino con su “bondad humana”.

A la vez, el subdirector del Área Musical de la Fundación de Orquestas, Claudio Pavez, aclaró que el maestro francés “tuvo la buena disposición de venir, dentro de los recursos limitados que hay, para colaborar con nosotros. Lo trajimos acá porque quería conocer la realidad en Talca, Calama, Antofagasta y Santiago”. La idea es establecer un sistema de trabajo que pueda tener una proyección en el tiempo, expresó.