Ampliación de edificio de música registra más de 50% de avance



MEJORA INFRAESTRUCTURA DE ESCUELA

Nueva ala nororiente dispondrá de módulos individuales, salas colectivas y bodega para guardar instrumentos.

En más de 400 metros cuadrados se incrementará la superficie del edificio de la Escuela de Música de la Universidad de Talca, gracias al proyecto de ampliación que se está ejecutando. Con este mejoramiento de su infraestructura, la unidad quedará en una posición de ventaja, con respecto a otras escuelas de pregrado del país en esa área.

Las obras, contempladas en el Proyecto Bicentenario de Desarrollo de las Humanidades, Artes y Ciencias Sociales, que se ejecuta por convenio de desempeño, presentan más de un 50 por ciento de avance, según informó el arquitecto Carlos Jara, de Administración de Campus, y tienen un costo aproximado a las 250 millones de pesos. Se trata de una construcción de dos pisos adosada al sector nororiente del edificio actual, una de cuyas características es la instalación de un sistema de aislación acústica con paneles especiales.

Para la directora subrogante de la Escuela de Música, Mirta Bustamante, la ampliación del edificio “es un gran avance, aunque no resuelve completamente la falta de espacio”. Al mismo tiempo agradeció “el esfuerzo y aporte para realizar las obras que benefician el funcionamiento de la escuela y el desarrollo de sus programas”.

“La carrera de Música requiere de mucha infraestructura, la que nunca es suficiente porque los alumnos no pueden estudiar en sus casas, requieren lugares especiales para ello. Además, siempre nos preocupa contar con las condiciones adecuadas para evitar la filtración de sonido hacia el exterior y todo eso es caro”, manifestó. Bustamante explicó que la necesidad de espacios se debe por el trabajo colectivo que deben desarrollar los alumnos, lo que implica, por ejemplo, realizar ensayos por filas o por tipos de instrumentos. Iguales requerimientos presentan los estudiantes de la mención vocal.

Por lo mismo, opinó que contar con una infraestructura mejor acondicionada, coloca a la escuela en un lugar de ventaja frente a otras que forman profesionales en el ámbito musical.

La académica precisó que el nuevo sector del edificio, que se levanta en el área nororiente del actual, contará en el segundo piso de una sala de bronces y diez módulos, de los que ocho son para estudio de los alumnos y dos para oficinas de profesores, más una sala de percusión y una bodega de instrumentos, en el primer piso.

Mirta Bustamente comentó también que el decano de la Facultad de Arquitectura, Música y Diseño, Américo Giusti, consiguió el salón Diego Portales para utilizar este lugar con fines docentes y para ensayos tanto del Coro Universitario como el Coro de Niños, que trabaja los sábados.