Estudiantes de Música presentaron ópera humorística



Bajo la dirección de Grete Bussenius, dieron prueba de lo aprendido en el ramo de Canto y Actuación, en tanto otros de sus compañeros aplicaron sus conocimientos de producción de eventos culturales.

Demostrar que la ópera no ser siempre es una obra seria y solemne sino que también puede incluir mucho humor, se propusieron estudiantes de Interpretación y Docencia Musical de la Universidad de Talca que montaron “A mucho vino, poco tino”, con la dirección general de la profesora Grete Bussenius, quien también elaboró el libreto.

Esta ópera estudiantil se presentó en el salón “Abate Molina”, como parte del módulo Canto y Actuación de la carrera, en el que los alumnos de la mención Vocal desarrollan sus capacidades artístico – técnicas de sus integrantes. En “A mucho vino, poco tino” se mezclan extractos de las óperas “La sierva patrona”, de Pergolesi; “Las bodas de Fígaro”, de Mozart; “El elixir del amor”, de Donzetti, y “El matrimonio secreto”, de Cimarosa.

La acción transcurre en una viña maulina donde la señora Carmen, viuda con dos hijas —Susana y Leonor—, espera la llegada de su hermana, quien le ayudará en la crianza de las jóvenes. Un antiguo trabajador de la viña, Roberto, trae a Mohamed, un joven extranjero para apoyar en la vendimia. De él se enamora Leonor, y Carmen intenta alejarlos. Sin embargo, su propósito no se concreta por intervención de su hermana a favor de los enamorados y pese a que Roberto logra embriagar a Mohamed y provocar en él una conducta inadecuada ante Carmen.

En los roles estuvieron Karent Fuentes, como “Serpina”; Consuelo Soto, como “Susana”; Robert Gómez, “Roberto”; Natalia Acosta, en el papel de “Carmen”; Ignacio Matus, como “Mohamed”, y Claudia Mella, “Leonor”. El acompañamiento en piano estuvo a cargo de Fabián Andrades.

“Tanto desde el punto de vista técnico como musical ellos tuvieron un muy buen desempeño. Algunos son actores innatos, otros tímidos, y el salto que dieron fue tremendo”, fue la evaluación de la profesora Grete Bussenius. 
Ella misma se encarga de escribir los libretos, después de conocer a cada estudiante para definir dónde se pueden desenvolver mejor para enfrentar un rol actuado y cantado.” Primero partimos por el repertorio y buscamos lo que ellos puedan abordar lo mejor posible dentro de sus recursos vocales y después se escribe el libreto con lo que se recopiló”, relató.

Otros estudiantes, Carlos Villavicencio, Julio Carrasco y Valentín Merino, participaron en la producción de la ópera, especialmente en los trabajos previos relacionados con las cotizaciones de diseños de escenografía, programas, afiches y amplificación. “Pusimos en práctica lo aprendido en el ramo de Producción de Eventos Culturales, que es algo que me gusta. Igual he tenido antes la oportunidad de organizar actividades de este tipo”, contó Valentín Merino.