Se alzó el telón en el Aula Magna del Espacio Bicentenario



El nuevo centro de irradiación cultural y nexo con la comunidad dispone de la más alta tecnología en equipamiento escénico.

Con una performance musical de la mayor calidad, a cargo de una orquesta sinfónica juvenil y un coro de excelencia, se inauguró el Espacio Bicentenario, un nuevo punto de vinculación cultural de la UTALCA con la comunidad y uno de los hechos más significativos en la celebración del 34° aniversario de la Casa de Estudios.

En una fracción de la memoria se guarda la imagen del ex edificio de la biblioteca, devastado por el terremoto de 2010, y hoy reemplazado por este centro de irradiación cultural, en cuyo equipamiento escénico se utilizó alta tecnología de gama profesional, disponible en pocas salas en el país. Por lo mismo, el rector Álvaro Rojas manifestó que el edificio es símbolo de la reconstrucción.

Autoridades y representantes de distintos ámbitos de la sociedad, así como miembros del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH), acompañaron a los máximos directivos y a los miembros de la comunidad universitaria en la inauguración del Espacio Bicentenario, en cuyo amplio foyer —de más de 600 metros cuadrados— la Sala Lily Garafulic exhibe en forma permanente el legado artístico de esta gran escultora. El recinto es parte también del Museo Nacional de las Esculturas, conformado además por las obras instaladas en los jardines del Campus Talca. “El Espacio Bicentenario será un lugar de vínculo con la comunidad, un lugar de encuentro de las familias maulinas y las acciones culturales más relevantes impulsadas por nuestra Universidad. Un espacio de diálogo y proyección de la cultura, para la ciudad, la región y el país”, enfatizó Álvaro Rojas.

El nuevo edificio constituye una de acciones incluidas en el Proyecto Bicentenario de Fomento de las Humanidades, las Ciencias Sociales y las Artes, que aportó también a su financiamiento. 

Catorce meses demoró la construcción del inmueble, supervisada por el Departamento de Desarrollo de Infraestructura de la Universidad. 

Abarca una superficie de 2.014 metros cuadrados e incluye un aula magna-sala de conciertos, con capacidad para casi 500 personas, un auditorio para 100 personas y una cafetería. En la gran sala se instalará dentro de poco la cámara acústica definitiva, construida en España de maderas nobles. Conciertos, funciones de teatro, conferencias, seminarios y otras actividades, además de actos institucionales, se realizarán en este sitio.

En su discurso, el rector destacó el apoyo que ha entregado la Universidad al desarrollo de talentos musicales, primero con la creación del Conservatorio y posteriormente con la Escuela de Música. En ese sentido, resaltó que el Espacio Bicentenario tiene mucho de simbólico. “Debe ser ahora capaz de generar y sostener orquestas y coros juveniles e infantiles en la distintas comunas de la región y nuestra aula magna, pasa a constituirse en la catedral de la música de nuestra Región del Maule”, manifestó. Por tal motivo, el corte de cinta y descubrimiento de placa en esta oportunidad fue reemplazado por una primera apertura de telón.

En el concierto de aniversario se apreció el trabajo realizado por la Orquesta Sinfónica Juvenil, dirigida por Patricio Cobos y el Coro Universitario, conducido por René Peñaloza. El programa incluyó la Obertura Rienzi, de Richard Wagner; Sinfonía N° 8 en Sol Mayor, Op. 88, Allegro ma non troppo, de Anton Dvorak; Aria “Un bel di vedremo” de la ópera Mandama Buttefly, de Giacomo Puccini, con la soprano Maxiel Marchant como solista; Aria “Una voce poco fa”, de las ópera El Barbero de Sevilla, de Gioacchino Rossini, con la misma soprano; Danzas Polovetsianas, de la ópera El Príncipe Igor, de Alexander Borodin, y selecciones de “West Side Story”, de Leonard Bernstein.

Ambos directores coincidieron en que fue un privilegio estar presentes con sus respectivas agrupaciones en la apertura del Espacio Bicentenario. Patricio Cobos lo calificó como un momento muy especial que le recordó las dos oportunidades en que inauguró salas de concierto con orquestas que dirigió en Estados Unidos. “Es muy significativo tener el honor de presentar mi orquesta de estudiantes, que como está tocando creo que no tiene comparación en Chile”, argumentó. En tanto, el director del coro, René Peñaloza, destacó la belleza y el cuidado puesto en la construcción de la sala. “Es un honor para nosotros estrenar un recinto cultural tan importante que reúne todos las condiciones para realizar conciertos que atraerán a un público especial”, dijo.