Virtuoso recital ofrecieron profesores de Escuela de Música



INICIO DE TEMPORADA DE CONCIERTOS


El decano de la Facultad de Arquitectura, Música y Diseño, Américo Giusti, enfatizó que la presentación fue histórica “por la presencia de la gente y las bondades de los solistas”.

Como una charla-concierto definió Patricio Cobos el magno recital de sonatas para violín y piano que, a teatro lleno, ofreció en la sala “Abate Molina”, junto al pianista Pablo Morales, actuación con la que se inauguró la temporada de conciertos 2015 de la Universidad de Talca y el ciclo Profesores de la Escuela de Música.

Cobos, quien ha realizado la mayor parte de su carrera en Estados Unidos, explicó cada movimiento de las obras: la Sonata en Re Mayor N° 3, de Jean Marie Leclaire, correspondiente al sub período rococó; la Sonata en Fa Mayor Opus 24, de Ludwig van Beethoven, del período clásico, y finalmente del romántico, la Sonata en La Mayor Opus 100, de Johannes Brahms.

También hizo referencias a algunas características de cada etapa, especialmente del rococó, incluso describió cómo eran entonces los instrumentos musicales y los sonidos que proporcionaban.

El público agradeció con generosos aplausos este concierto de cámara que para el decano de la Facultad de Arquitectura, Música y Diseño, Américo Giusti, tuvo el carácter de histórico “por la presencia de la gente y las bondades de los solistas”.

A su juicio, se trató de “un concierto sumamente exigente y, además, es una maravilla escuchar estas obras que son de tanto peso en la madurez de un violinista extraordinario como es Patricio Cobos”. Comentó también que “es una gran suerte tenerlo en la Universidad y espero que los estudiantes tengan la madurez para entender que estamos tratando de hacer mejor las cosas”.

Sobre la experiencia de tocar con Patricio Cobos, el pianista Pablo Morales declaró que para él fue “un trabajo muy intenso y lindo. Cuando uno toca con un maestro siempre aprende muchas cosas. Ha sido muy gratificante y, como dije, intenso en cuanto a profundizar en detalles, en la música, no solo tocar las notas sino en lo que uno va sintiendo, en lo que va expresando”.

En Talca, Cobos continuó con la costumbre de dialogar con el público, como lo hace en Estados Unidos.

“Allá siempre lo hago e incluso con la orquesta muchas veces, dependiendo del concierto y el tipo de audiencia. Se usa mucho, incluso en conciertos formales el asistente de director hace una pequeña charla sobre cada obra. Es una cosa muy bienvenida por el público que asume que no lo sabe todo. Mucha gente no lee las notas del programa hasta después del concierto y es mejor saberlo antes”, expresó.

Acerca de la comunicación que alcanza con el público, manifestó que le gusta cuando la gente reacciona. “Yo provoco las reacciones”, enfatizó.

EN EL LINCOLN CENTER

Patricio Cobos debutó a los 15 años como solista con la Orquesta Filarmónica de Chile. Cinco años más tarde, continuó sus estudios de violín y dirección orquestal en Estados Unidos y después de completar sus estudios de postgrado, continuó perfeccionándose en Francia. En 1978, debutó en el Lincoln Center de Nueva York como primer violinista del prestigioso Cuarteto de Cuerdas Rowe. Recibió los premios “Gabriel”, “Iris” y Peabody y realizó giras por escenarios de Norteamérica, Europa, Asia, Sudáfrica y Australia.

En Chile, ha dirigido y actuado de solista con las principales orquestas del país. También desarrolló una gran labor pedagógica para el programa de orquestas juveniles. Más de 20 jóvenes han tenido la oportunidad de estudiar con Cobos en la Columbus State University con becas completas. En 2007, recibió el galardón de Doctor en Música Honoris Causa de la Universidad de LaGrange de Estados Unidos de cuya Orquesta Sinfónica es su director titular desde 2001.

El año pasado, se incorporó a la planta académica de la Universidad de Talca para asumir como director de la Orquesta Sinfónica Juvenil y profesor de violín de alumnos avanzados de la carrera de Interpretación y Docencia Musical.

Por su parte, el pianista chileno Pablo Morales realizó sus estudios de música en la Universidad de Chile, donde se tituló como pianista en 1989, con distinción máxima. Tuvo como maestros a Merceces de Veglia, en piano; Carlos Botto, en armonía y análisis, y a Elvira Savi, en música de cámara.

A lo largo de su amplia trayectoria se ha presentado en diversos escenarios del país, entre éstos, la Sala Isidora Zegers, el Instituto Chileno Hispano, las Semanas Musicales de Frutillas, las Semanas Valdivianas, la Embajada de España, el Centro Cultural de Las Condes, la Escuela Moderna de Música y la Universidad Católica de Chile.

Recibió becas de estudios musicales de los Amigos del Teatro Municipal y de la Fundación Andes para participar en el curso de música de cámara con Nicolás Chumachenco, en Argentina. Se ha presentado como solista y como miembro de la Orquesta Sinfónica de Chile y también solista junto a la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil.

En 2004 fue invitado a tocar junto al afamado flautista Wolfgang Schulz en la temporada de conciertos de las Termas de Puyehue. Desde 2003, es el pianista oficial de los “Encuentros Internacionales de Flauta del Sur del Mundo” organizados por la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile.

Actualmente se desempeña como pianista acompañante y correpetidor en las cátedras de Canto y Música de Cámara en la Escuela de Música de la Universidad de Talca y profesor de piano en la Casa Richter en Frutillar.