Elencos infantiles evidenciaron desarrollo del talento musical de niños y adolescentes



Una vez más el Coro de Niños y la Orquesta Infantil de la Universidad de Talca sorprendieron por la calidad de sus interpretaciones que mostraron en el Espacio Bicentenario del Campus Talca.

Una forma de agradecer el apoyo de los padres fue uno de los objetivos de la Escuela de Música al organizar el concierto del Coro de Niños y de la Orquesta Infantil de la Casa de Estudios, que repletó el Aula Magna del Espacio Bicentenario, con la presencia de familiares y amigos de los niños integrantes de ambos elencos.

La presentación constituyó también una nueva oportunidad para relevar la labor que realiza la Universidad de Talca en la formación de talentos musicales no solo de Talca, sino de distintas comunas del Maule.

En la primera parte del programa, la Orquesta Infantil, dirigida por Solange Navarrete, interpretó “La Máscara del Zorro”, de James Horner; Concierto para la Noche de Navidad, de Corelli, Czardas, de Vittorio Monti; Libertando, de Astor Piazzolla, y Palladio, de Karla Jenkins. La agrupación, conformada por niños y adolescentes, dejó en evidencia el gran desarrollo musical que ha alcanzado, bajo la batuta de su maestra, profesora de violín del Conservatorio y de la Escuela de Música y sobre el despliegue de talento y dedicación de los propios integrantes.

Posteriormente, correspondió al Coro de Niños, dirigido por la profesora María Cecilia Sepúlveda, subir al escenario y reiterar su calidad que le ha llevado en varias ocasiones a obtener el primer lugar nacional en el concurso Crecer Cantando, grabar un disco y realizar actuaciones junto a Barroco Andino e Inti Illimani.

Este elenco se inició hace más de 20 años, partió reuniendo a hijos de funcionarios de la institución y luego se abrió a la comunidad. Actualmente lo integran más de 60 niños y de ellos varios provienen de distintas comunas.
Acompañado al piano del maestro Leonardo González, el coro incluyó esta vez en su repertorio Sound The Trumpet, Ave María, Idilio de Luciérnagas, Fac ut arde at cor meum, Requien, Melodías de Molinares, Al Jardín de la República, Viene la Primavera, Ronda y Tem gato na tuba. 

Una de las novedades fue la presentación del coro de iniciación, conformado por niños y niñas que recientemente se incorporaron a este elenco. Todos fueron largamente aplaudidos.

La directora de la Escuela de Música, Mirta Bustamante, agradeció la presencia de padres —también de abuelos y otros integrantes de las familias— por apoyar a sus hijos para participar en estas actividades y poder desarrollar su talento musical. “Los niños son mucho más capaces de lo que creen los adultos y la prueba está aquí. A los pequeños muchas veces le falta la oportunidad y este tipo de experiencias va ser muy importante en sus vidas. Gracias por la paciencia de traerlos, acompañarles y venir a aplaudirles”, manifestó.

También la docente puso de relieve la labor del Conservatorio de la Universidad de Talca, dependiente de su Escuela de Música, que se desea potenciar, dado que “es una mina de oro para la formación de los niños”, para hacer de ellos adultos cultos y “porque la música hace mejores personas”.

Agregó que este trabajo constituye, además, una forma de descentralización, puesto que las regiones tienen muchos talentos, pero el 80 por ciento de la oferta cultural se focaliza en Santiago.

Entre los asistentes, Jaime Iragüen y Marta Rodríguez, abuelos de Jesús Iragüen, integrante del coro, se mostraron felices y entusiasmados con la actividad. “Me pareció estupendo todo, la orquesta estupenda y el Coro de los Niños muy bueno”, dijo Jaime Iragüen, mientras su esposa comentó que ella también ha apoyado la causa. “Yo traigo a mi nieta a los ensayos porque me comprometí con ella”, recalcó.